Un barrio asolado por el paro